jueves, 23 de octubre de 2008


Cosecha tardía

Una rama medio seca, y un fruto pequeño y descolorido, la tardanza ha ganado al pobre ingenuo que pensó llegar a tiempo...

Donde a falta de prisa sobresalió la mucha confianza, en su paso dejó serias cuotas de tristeza y apatía...

De nueva cuenta llega el insensato, a tratar de rescatar el fruto que por pereza había dejado morir...

Ni la sed ni las ganas, ni el llorar ni la rabia, un puñado de sal en los ojos era al parecer del necio su triste fracazo...

¡Qué será de mi! triste lamento, inútil cuestión...

Ahora queda por delante una lenta desilusión y el cansancio de recoger las sobras del aire...

Sin recordar, ya sin ganas de lamentar, emprende el paso luego gira al viejo camino...

Una pequeña vereda sin gracia, desgastada de tanto ser caminada...

Se va, se va ligero y preso de la nostalgia, recordando su triste acontecer, sin intentar ilusionarse con la nueva posibilidad, ya que el tiempo, un amigo no es...

Delicada la burla que tiene de frente, una pequeña línea de luz de una tarde acalorada...


Ahora al regresar no tendrá mayor camino que revolcarse en su lamento, de llorar quizá y arrepentirse, arrepentirse si de haber causado tan cruel desdicha...


Pobre hombre, ya no tiene consuelo, más que una ridícula esperanza de un mañana incierto...


Esta vez se dispone a ir en busca de algo mejor, ignora el insensato que lo que se fué nunca podrá reemplazar con horas de fatiga y arduo trabajo...


Sencillamente dejó el fruto morir, dejó la obra de su labor inconclusa tirada en medio del campo, en medio de la tierra misma que se consume la pizca insignificante de vida que por casualidad llegó a tener...


Y al fin de la temporada, cuando regrese aquel hombre, a recoger a tiempo ese nuevo fruto, recordará sin duda su ya lejana pérdida, que intentará ocultar saboreando una nueva y exquisita fruta exótica...

Habrá aquel hombre olvidado su antigua pasión, su anhelo pasado, por la belleza momentanea de una nueva oportunidad de disfrutar la delicia de la frescura...

Y cuando todo esté terminado se irá sin saber que el sabor que aún lleva en la boca, es el mismo que se fugó una noche fria cuando se hizo partícipe de aquella... cosecha tardía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dividiendo entre cero es, entre otras cosas, un espacio para la opinión y debate sano. Los comentarios anónimos son permitidos siempre y cuando sirvan para aportar algo a la lectura (independientemente si estoy o no de acuerdo con las opiniones aquí expresadas). Comentarios racistas, difamatorios o que busquen simple conflicto y provocación serán eliminados.